El Sentido de la Vida: «Quien tiene un porqué para vivir, es capaz de soportar cualquier cómo»

El Sentido de la Vida (SV) como constructo psicológico es bien conocido desde los trabajos pioneros de V. Frankl. En opinión de Frankl, la búsqueda del sentido constituiría la fuerza motivadora primaria para encontrar respuestas a las cuestiones que la existencia nos plantea, incluso en las condiciones más extremas y complejas, permitiendo su afrontamiento y adaptación. Desde esta perspectiva, el SV difiere de una persona a otra e incluso, en una misma persona, puede variar con el tiempo y las circunstancias.

Viktor Frankl, psiquiatra, fundador de la logoterapia, vivió en un campo de concentración nazi. En su libro titulado “El hombre en busca del sentido”, describe como aquellas personas que albergaban las esperanzas de ser liberadas en momentos concretos del año, eran capaces de soportar bajo condiciones precarias muchos sufrimientos, hasta el día de la fecha prevista, y al ver que eso que tanto esperaban, no pasaba, morían pronto o incluso al día siguiente. …!!

Algunos autores han observado que el SV está influenciado por diversos factores (físicos y psico-sociales) y que las personas que encuentran un SV, minimizan o mitigan el efecto negativo frente a situaciones adversas, es decir  que los pacientes que encuentran un SV son capaces de hacer frente a los síntomas físicos y emocionales, como el dolor y el malestar emocional y, además, tener herramientas para afrontar las pérdidas producidas por la adversidad.

La enfermedad oncológica se suele considerar como una situación adversa que puede amenazar la vida de la persona que la padece. Breitbart y colaboradores demostraron en su investigación, acerca de la psicoterapia centrada en el sentido, la relación entre el bienestar emocional y el SV, y como el incremento de estos factores reducen la desesperanza y el malestar emocional.

Muchas personas con enfermedad avanzada centran la esperanza en hechos o situaciones, que pueden o no suceder, por ejemplo, aquella persona con cáncer avanzado que está cada vez más deteriorada y el oncólogo le ha manifestado que si se recupera, le darán un tratamiento de quimioterapia. En estos casos hay una contradicción entre la realidad, por el deterioro progresivo y la esperanza de mejorar. Muchas veces esta situación lleva a un sufrimiento psico-existencial tanto para el paciente, como para la familia. Reconducir el sentido en estos momentos, es decir centrar la esperanza en algo concreto que está pasando, algo que brinde tranquilidad y confort, algo que te acompañe en esos momentos y que puedas vivirlo para llevar el proceso de otra manera,  no es una tarea fácil, pero es fundamental y necesario en el abordaje de los cuidados paliativos, ya que es nuestro deber intentar aliviar el sufrimiento de nuestros pacientes y sus familias.
Teniendo en cuenta que es un tema muy personal e individual, es fundamental una correcta evaluación e individualización del paciente, para encontrar que es conveniente y adecuado en ese momento concreto de su vida.

0

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD.

Cerrar